Industria

ENTREVISTA

Estíbaliz Urresola: "Cuando di un volantazo a mi vida para hacer cine, lo hice por intuición... pero sin ninguna certeza"

La directora vasca, candidata al Goya con su cortometraje 'Cuerdas', estrenará su primer largo de ficción -'20.000 especies de abejas'- en la Berlinale

Madrid·Actualizado: 24.01.2023 - 05:26
Retrato de la directora de cine Estíbaliz Urresola, que estrenará en Berlín '20.000 especies de abejas'

Entrevista con Estíbaliz Urresola, directora de '20.000 especies de abejas'

00:00
Retrato de la directora de cine Estíbaliz Urresola, que estrenará en Berlín '20.000 especies de abejas' · Fotografía: Laia Lluch

Dos horas después de que el Festival de Berlín diese a conocer que '20.000 especies de abejas', el primer largometraje de ficción de Estíbaliz Urresola, competirá por el Oso de Oro el próximo febrero, la cineasta nos atiende vía Zoom desde la sala de montaje. Está acabando el color y el sonido de su película, que cuenta la historia de una familia que se enfrenta a las discrepancias que genera la identidad de la pequeña Sofía. En el último año ha acompañado los éxitos de su cortometraje 'Cuerdas', que acaba de ganar el Forqué y aspira al Goya, y -ahora ya en público- tendrá que compatibilizar esa tarea con la de presentar al mundo su ópera prima de ficción. Será la primera directora española en hacerlo en el Festival de Berlín.

Fotograma promocional de la película '20.000 especies de abejas', de Estíbaliz Urresola
Fotograma promocional de la película '20.000 especies de abejas', de Estíbaliz Urresola · Fotografía: BTeam Pictures

Enhorabuena por la selección en Berlín, Estíbaliz...

Muchas gracias. La verdad es que es un notición y estamos saltando de alegría desde que lo supimos. Recibir el cariño de la gente está siendo muy bonito.

Tu carrera ha sido intensa en el corto, has dirigido un largo documental ['Voces de papel' (2016)] y ahora te conviertes en la primera española que estrena una ópera prima de ficción en la Berlinale. ¿Qué significa esta selección para '20.000 especies de abejas'?

Creo que es muy importante. Estar en la sección oficial le va a dar la oportunidad a la película de llegar mucho más allá, de concentrar más atención por parte de prensa y público, le va a dar muchas más oportunidades de compartir el mensaje que he tratado de contar. Para mí era absolutamente impensable todo lo que me está ocurriendo en el último año, desde 'Cuerdas' hasta '20.000 especies de abejas'. Cuando di un volantazo a la derecha en mi vida para intentar apostar por hacer cine lo hice desde una convicción, una necesidad y una intuición... pero sin ninguna certeza. En mi familia nunca ha habido nadie que se dedicara al arte. Todo está siendo un sueño precioso.

El corto 'Cuerdas' se estrenó en Cannes, ha ganado en los Forqué y es candidato en los Goya. Sigues acompañando la vida de un bebé mientras estás pariendo el siguente. Porque estás aún con la posproducción de la película, ¿verdad?

Sí, me pillas en la sala. Estamos terminando el color y el sonido. Está muy bien descrito. Son dos proyectos que se han solapado. ¡Quizá demasiado! Pero ocurre como con los niños, que los andas buscando y no sabes cuándo llegan. 'Cuerdas' estaba previsto para haber sido rodado un año antes, pero en pandemia no estaban permitidas las reuniones de las corales, y en nuestro caso se trataba de mujeres muy mayores. Dudé mucho, porque veía que se iba a solapar con la preproducción de la película. Así ha sido. Ha sido un año muy intenso.

La descripción de '20.000 especies de abejas' facilitada por la distribuidora -todavía no hemos visto la película- habla de una niña con pene a la que todo el mundo llama por un nombre masculino. ¿Es una niña trans? ¿Por qué has elegido este tema para tu cinta?

Creo que etiquetar las realidad y las experiencias de vida de estos niños y niñas nace de un deseo adulto, porque en las entrevistas que he mantenido con varias familias, que me han abierto sus vidas y sus intimidades y han compartido conmigo los procesos que han vivido, jamás uno de estos niños ha dicho algo parecido a "soy un niño trans" o "soy una niña trans". Esa etiqueta viene desde fuera y yo trato de huir de ella. He decidido hacer el seguimiento y el acompañamiento del personaje principal y dejar abierta esa reflexión al espectador. La película es un canto a la diversidad, a la diversidad de formas de ser y de sentirse que experimentamos todos y todas, quería dar cabida a todas ellas. Por eso me interesaba mucho explorar el entorno de la familia, en la que hay muchos miembros muy distintos entre sí y con unos posicionamientos muy diversos. Me gusta más definirla como una película que habla sobre la diversidad, sobre las formas distintas y necesarias que necesitamos abrazar.

¿Está ambientada también en Euskadi?

Sí, la historia comienza en Bayona, en la parte francesa del País Vasco. Es una familia que tiene que atravesar esa frontera geopolítica, pero también es una película simbólica. Vuelven al pueblo de la madre para pasar unos días de verano... porque, bueno, la madre tiene algo que hacer. Lo que pasa es que no sabe exactamente lo que va a tener que confrontar.

La directora Estíbaliz Urresola y la actriz Sofía Otero, durante el rodaje de '20.000 especies de abejas'
La directora Estíbaliz Urresola y la actriz Sofía Otero, durante el rodaje de '20.000 especies de abejas' · Fotografía: Aner Etxebarria

Para el reparto, que cuenta con dos veteranas como Patricia López Arnaiz y Ane Gabarain, había que encontrar a la pequeña Lucía. ¿Fue un proceso arduo?

Fue mágico, porque fue un proceso muy largo... y lo cierto es que la actriz que interpreta el personaje de Lucía -se llama Sofía Otero- apareció ya en la primera sesión de casting que hice. Por ciertas razones nunca la vi como el personaje de Lucía y la estuve probando para otros papeles, porque desde el principio supe que podía funcionar como una de las niñas de la película. Se fue dilatando el proceso de casting un montón, hasta que me vi obligada a tomar una decisión. No estaba del todo convencida, pero me di cuenta de que Sofía había ido apareciendo en todas las sesiones de casting. Eso me hablaba de ella, de su voluntad, de su familia, que estaba dispuesta a acompañarla a a todas las sesiones, y entonces, en una casualidad mágica, me di cuenta de que nunca la había probado como Lucía. Hizo una prueba soberbia y de repente la había encontrado. Había estado ahí siempre, fue precioso.

La película está producida por Gariza Films, por Sirimiri Films y por Inicia Films, que es la productora de Valérie Delpierre. Ella tiene experiencia sobrada en festivales internacionales y en películas que llegan lejos en la carrera de premios. ¿Cómo ha sido el intercambio de experiencias con ella? ¡Hay similitudes con otras directoras que también comenzaron la carrera en Berlín!

En gran parte... esa trayectoria de Valérie y esa visión del cine que quiere producir es lo que nos llevó a tocar su puerta, ¿no? Recuerdo cuando estábamos Lara Eizaguirre -de Gariza Films- y yo soñando quién sería nuestra compañera de viaje perfecta. Ella fue nuestra primera opción, tocamos a su puerta... y enseguida dijo que le encantaba el guión y que quería estar en el proyecto. Desde ahí hemos construido una sinergia muy bonita, entre lo que ella ha aportado y la fuerza con la que veníamos nosotras... y ha sido un viaje muy enriquecedor.

Los titulares de todos los medios están destacando que, con esta selección, 2023 demuestra que seguirá siendo un gran año para las directoras españolas. Supongo que todas y todos estamos deseando quitar esta etiqueta, dejar de hablar de hombres y mujeres... porque habremos alcanzado la igualdad. ¿Consideras que aún es necesario? ¿Cómo es el debate contigo misma?

Pienso que justamente el hecho de tener que nombrarlo revela aún la necesidad de arrojar luz sobre esa ausencia, ¿no? Por lo tanto que todavía sintamos la necesidad de titular así... significa que aún no está reparada esa desigualdad. Hace poco días leía unos gráficos que publicaban en un blog especializado en producción, que hacía una fotografía general del sector. Era un gráfico con los directores y directoras en activo en los distintos géneros, y en el terreno de la ficción es donde más abismo hay. Cuando la situación sea suficientemente normativa, igualitaria, supongo que dejará de ser necesario usar ese tipo de apostillas.

También te puede interesar