¿Ya eres parte de Kinótico? Inicia sesión

Sigue leyendo este artículo por solo

0,70€

¡O únete a la comunidad Kinótico con una de las siguientes opciones!

Kinótico Pro

  • 3.99

    / mes

  • 39.99

    / año

Kinótico Industria

  • 9.99

    / mes

  • 99.99

    / año

* Sin compromiso de permanencia. Podrás cancelar cuando quieras

Festival de Málaga

'Segundo premio', la mentira de Los Planetas que gustará a los fans y enamorará a los demás

Isaki Lacuesta y Pol Rodríguez evocan la leyenda de la banda más importante del indie español con un relato que apela tanto al fan como al público general

Málaga·Actualizado: 07.03.2024 - 15:18
Fotograma de 'Segundo premio', de Isaki Lacuesta
Fotograma de 'Segundo premio', de Isaki Lacuesta · Fotografía: BTeam

Publicidad
Anuncio:Ad Festival de Málaga 2024

Este ha sido, según cuenta el equipo de la película, uno de esos proyectos titánicos que tardan años en salir a la luz. Los Planetas, un grupo imprescindible de los años 90 y los primeros 2000 –que además este año celebra el 30 aniversario de su primer disco–, se desnuda como nunca en 'Segundo premio', la nueva película de Isaki Lacuesta codirigida junto a Pol Rodríguez, que se ha presentado en la quinta jornada del Festival de Málaga, donde compite en la sección oficial.

Todo aquí puede ser una fantasía o una ensoñación porque nadie promete ser fiel a la realidad, aunque eso tampoco importa. Lo único auténtico aquí son las canciones. Se suceden uno tras otro los cortes de 'Una semana en el motor de un autobús', el tercer disco de la banda granadina y el más importante de la historia del pop independiente de nuestro país. Vemos a Jota -líder de la banda-, a Florent y a Éric dar forma a los primeros acordes y compases, ensayar las canciones y grabarlas, y también momentos del pasado con May, la bajista imprescindible que abandonó el grupo después del segundo disco.

Los Planetas nunca han escondido que sus canciones, en esencia, hablan sobre sus experiencias con las drogas, al menos en los tres primeros discos. En 'Segundo premio' tampoco se esconden algunas de sus batallas relacionadas con las adicciones, especialmente las de Florent, y ahí entra en juego el simbolismo, las metáforas y las ensoñaciones que proponen los directores. Imágenes que además evocan cierta nostalgia y melancolía de los años 90, y reflejan la voracidad de una industria musical con la que el grupo no comulgaba.

También te puede interesar